Electricidad: basta con poner detectores de presencia en los descansillos y cambiar las bombillas clásicas por LED, que consumen hasta nueve veces menos que un halógeno y su duración es mayor.

Ascensor: se pueden conseguir ahorros superiores al 15% dependiendo de la empresa con la que se contrate el mantenimiento. Además si en el edificio hay varios ascensores se puede ahorrar unificando las líneas de teléfono de urgencia.